El caso de la niña Fátima, una aborrecible realidad

El caso de la niña Fátima, una aborrecible realidad

La terrible muerte que sufrió la niña Fátima ha consternado al país, pero en realidad sólo ha sacado a la luz la cruda realidad que viven millones de niños en todo México, quienes diariamente son violados por sus propios familiares, golpeados y vulnerados de todas las formas más abominables.

Y es increíble que sea el círculo más cercano a los infantes, es decir, padres, tíos, abuelos, primos, etc., los que les infringen más dolor y abusan de ellos.

Pero lo peor, como hemos visto en el caso de la niña Fátima, es que fue víctima de un hombre desequilibrado mentalmente, del cual su padre se había suicidado, muy probablemente también por casos de abuso sexual, y muy seguramente contra el hoy asesino.

Se trata de «cadenas» de abusos sexuales que provienen desde varias generaciones atrás y que lamentablemente se siguen cometiendo y cometiendo con los descendientes, como si fuera algo que sufren y que al llegar a la adultez, se cobran contra las siguientes víctimas.

Es un caso que debería llamar la atención de las autoridades y actuar en un plan urgente para frenar este tipo de hechos aborrecibles, donde debe existir educación desde las escuelas para detectar a los niños que sufren violaciones y brindarles la atención que requieran y la orientación adecuada para que denuncien lo que están pasando.

Aquí debería intervenir también el sector salud con programas especializados en psicología y donde se debe enseñar que este tipo de hechos tienen que salir a la luz, expresarse, y no prevalecer callados o en lo oscurito, donde se guardan en el interior de la persona y a futuro salen como repeticiones y hasta asesinatos, como este abominable hecho.

La salud mental es prioritaria también y el gobierno debe brindar atención urgente.

Noticias Relacionadas

Close Bitnami banner
Bitnami