ALEGRÍA EXCESIVA POR LA LLEGADA DE LAS VACUNAS DEL COVID-19

EDITORIAL

 

ALEGRÍA
EXCESIVA POR LA LLEGADA

DE
LAS VACUNAS DEL COVID-19

Con bombo y platillos, como se dice coloquialmente, el Presidente Andrés Manuel López Obrador y su flamante Secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard,
dieron a conocer el pasado martes que llegarán 250 mil vacunas contra el
Covid-19, cantidad que será destinada a los médicos y que apenas alcanzará a
cubrir el 12 por ciento de más de 900 mil doctores que hay en el país.

      El júbilo fue tanto, que Marcelo Ebrard
expresó firmemente “Misión cumplida, Señor Presidente”, esto cuando
aún ni siquiera se sabe exactamente qué día llegarán las vacunas, pues sólo se
dijo que será entre la segunda y tercera semana de diciembre.

     Otro dato preocupante es que dieron a
conocer que esta “mínima” cantidad de vacunas se destinará
principalmente para los médicos de las fuerzas armadas y la Secretaría de
Marina, es decir que el grueso de los miles de médicos que se juegan la vida diariamente
en los diversos hospitales del país, continuarán esperando para después…

     Asimismo, se informó que la entrega de las
vacunas (aunque no dicen cuántas comprarán y cómo las pagarán) será de
diciembre a febrero del próximo año para el personal de Salud. Febrero a abril
para los médicos que falten y personas de 60 años o más. De abril a mayo
personas de 50 a 59 años. Mayo a junio para gente de 40 a 49 años y junio del
2021 a marzo de 2022 para el resto de la población.



      Pues esto suena algo bonito, pero
realmente está por verse si realmente se cumple, sobre todo por la cuantiosa
suma que esto representará y el susodicho gobierno “de la austeridad de
López Obrador”, el cual hasta podría realizar cambios y no cumplir lo
prometido.

     Además, habrá factores externos que
podrían impedir que los planes se cumplan porque hay millones de personas en
todo el mundo que quieren la vacuna y muy probablemente las farmaceúticas que
la están elaborando no se darán abasto para hacerlas llegar en tiempo y forma.

     Otro factor en contra, son las erráticas
decisiones de nuestro actual Presidente, quien primero dice una cosa, y luego
hace otra.

     No quisiéramos ser negativos, pero todavía
no se pueden “echar las campanas al vuelo” porque seguramente aún
falta mucho tramo por recorrer y al ser México un país subdesarrollado, pues
primero se dará prioridad a las naciones más ricas. Algo realmente triste, pero
muy cierto.

     Al final, no nos queda más que esperar y
no sentir que todo está resuelto, eso no es cierto, y por ello es prioritario y
sumamente necesario que sigamos cuidándonos y llevando a cabo las medias
sanitarias, sobre todo el uso del cubrebocas y de gel. Debemos respetar a los
demás y tratar de no contagiarlos.

     Hay que recordar que tenemos que convivir
en la vía pública, pero hacerlo con respeto y precaución, porque el Covid-19
existe y se está propagando cada vez más. El riesgo es muy alto y cualquiera se
puede contagiar.

 

  

 

 

 

Noticias Relacionadas