NUEVAMENTE AUMENTA EL HUACHICOL… AHORA CON FURIOSOS ATAQUES A LA POLICÍA

EDITORIAL

NUEVAMENTE AUMENTA EL HUACHICOL…

AHORA CON FURIOSOS ATAQUES A LA POLICÍA

Tristemente estamos viendo que
nuevamente ha aumentado el robo de hidrocarburo en los ductos de Pemex en esta
región y que cada día son más los aseguramientos que realiza la policía de
camionetas con combustible, pero ahora también vemos con incredulidad cómo los
familiares y vecinos de los huachicoleros agreden con todo lo que pueden a los
elementos de la policía.

      Es el colmo, ahora resulta que la gente
se ha enfurecido al grado de que se pone “al tú por tú” contra la
autoridad. Ya no hay distancia, ya no hay respeto, ya no hay ley, ya no hay
nada…..

      Así lo hemos visto en dos casos ocurridos
en los últimos días en Tlaxcoapan y Atitalaquia, donde se informó en LA REGION
que luego de que la gente atacó a los policías, finalmente lograron su
propósito de que los elementos no detuvieran a dos huachicoleros, quienes
lograron huir campantemente.

      ¿A dónde vamos a llegar? Es la pregunta
que suena incongruente, pero que denota el enorme grado de violencia y
enfrentamiento de los huachicoleros, quienes defienden con todo su ilícita
actividad.

       Y es que desde hace unos dos años,
supuestamente había disminuido un poco el huachicoleo en esta zona, luego de
que el Presidente López Obrador ordenó que se dejaran de utilizar los ductos de
Pemex y que mejor el combustible se enviara mediante cientos de pipas, las
cuales veíamos que estaban formadas en la refinería Miguel Hidalgo.

      Se supone que esto frenó a los
delincuentes, también denominados “chupa ductos”, y por algún tiempo
estos sujetos detuvieron un poco los atracos a Pemex.

      Sin embargo, el tiempo ha pasado y nuevamente
vuelve a resurgir el robo de combustible, sin importarles ahora las detenciones
o la cárcel. Y tampoco sirvió de nada la terrible explosión que ocurrió en
Tlahuelilpan, donde 137 personas perdieron la vida. A ellos (los huachicoleros)
nada los detiene.

      También hemos sido testigos de que el
robo de hidrocarburo se realiza desde las mismas entrañas de Pemex, en la
refinería Miguel Hidalgo, donde fueron detenidos y encarcelados tres
trabajadores de nivel directivo que cobraban millonarias cantidades
diariamente, por vender el combustible a huachicoleros “de alto
nivel”.

      Este problema es como el cáncer, que
inunda las células humanas, y muy difícilmente se puede erradicar porque vuelve
a resurgir una y otra vez, y hasta ahora no hay una cura definitiva.

     Así es el huachicol, el cual seguirá y
seguirá mientras no mejoren las condiciones económicas de esta zona, el empleo
y la educación principalmente, y mientras no se erradique de la mente de estos
delincuentes la obtención del dinero fácil…. Lo cual suena realmente
imposible…..  

 

 

 

 

Noticias Relacionadas